El cuarto domingo de Pascua tiene en nuestros colegios una fuerza especial. No solo el Buen Pastor es una figura entrañable para nosotros, sino que además, nos remite a María, nuestra Divina Pastora, que celebramos el sábado 24 de abril.
En torno a ella gira, desde los orígenes de nuestra Congregación, la vida, el estilo educativo y el estilo de relaciones en nuestros colegios. El estilo al que todos queremos ser fieles, el que nos sentimos llamados a vivir y testimoniar, entre nosotros, con nuestros alumnos y familias.
Jesús Resucitado, el Buen Pastor, nos cuida, nos conduce, nos toma en sus brazos aunque pasemos “cañadas oscuras” y caminos difíciles. Ojalá nos dejemos “cuidar” “encontrar” y “conducir por este Buen Pastor, que siempre va a nuestro lado.
Y, junto a Él, por María, la Divina Pastora, la madre que guía y protege, que defiende y anima. La que preside la vida de nuestros colegios, a la que tantas veces invocamos. Que cada día nos sintamos que estamos “buenas manos”, en sus manos. Dispuestos a seguir caminando, alegres y en paz, juntos al Buen Pastor y dispuestos a ser pastores y pastoras para los demás.

¡FELIZ DÍA DE LA DIVINA PASTORA! ¡FELIZ DOMINGO DEL BUEN PASTOR!

 

 


 

Destacado: