Este tercer domingo es conocido como “Domingo de Gaudete!”, que en latín significa alégrate. Esta semana es una llamada a la alegría. El cambio para recibir a Jesús ha de ser un cambio alegre: reconozcamos nuestros límites, cambiemos nuestra actitud y vivamos con auténtica alegría. 

 

 

Destacado: