El aprendizaje cooperativo es un método de aprendizaje donde los alumnos trabajan juntos para adquirir un conocimiento. Pero esta sería una definición simplista, ya que dejaríamos a un lado muchos matices.

Joan Rué, profesor del Departamento de Pedagogía Aplicada en la Universidad Autónoma de Barcelona, nos dice que es un “término genérico usado para referirse a un grupo de procedimientos de enseñanza que parten de la organización de la clase en pequeños grupos mixtos y heterogéneos donde los alumnos trabajan conjuntamente de forma coordinada entre sí para resolver tareas académicas y profundizar en su propio aprendizaje”. Por otro lado, David y Roger Johnson, psicólogos sociales, lo han definido como aquella situación de aprendizaje en las que los objetivos de los participantes se hallan estrechamente vinculados, de tal manera que cada uno de ellos "sólo puede alcanzar sus objetivos si y sólo si los demás consiguen alcanzar los suyos".

No es solamente un simple reparto de tareas para alcanzar un fin. En el trabajo cooperativo cada integrante del grupo interactúa con el resto para alcanzar ese objetivo, y es ahí donde radica su importancia: todos interactúan con todos. De esta manera se pone el acento en la persona y se ayudan unos a otros.Se crea un ambiente de generosidad, de solidaridad y de ayuda mutua.

Generalmente los grupos que se forman son grupos heterogéneos para que se produzca esa ayuda entre sus integrantes que con sus capacidades y cualidades consiguen llevar a acabo un objetivo a la vez que van a aprendiendo. Dentro del grupo, cada uno tiene una misión y unas funciones que han de cumplir, al igual que una serie de “normas organizativas” que nos hacen aprender a respetar y a valorar la opinión del otro. Del mismo modo al abandonar el individualismo en el aprendizaje, el objetivo solo se consigue si lo consigue el grupo, por eso sus componentes se tienen que ayudar entre ellos y no dejar que ninguno “se quede atrás”.

Los beneficios que el aprendizaje cooperativo aporta son :

  • Desarrollo de habilidades intelectuales de alto nivel.
  • Favorece la responsabilidad, flexibilidad y autoestima.
  • Trabajo de todos: cada alumno tiene una parte de responsabilidad de cara a otros
  • compañeros, dentro y fuera del aula.
  • Genera “redes” de apoyo para los alumnos con necesidades educativas tanto cognitivas como sociales
  • Genera mayor entusiasmo y motivación.
  • Promueve el aprendizaje profundo frente al superficial o memorístico.
  • Contribuye al hecho que los demás aprendan.

En nuestros colegios el aprendizaje cooperativo es una realidad que se aplica en el día a día, siguiendo nuestra clara vocación de mejorar en la educación aplicando metodologías que favorezcan el desarrollo integral del alumno, favoreciendo su conocimiento y su habilidades sociales.
 

Destacado: